¿Quién soy?

Mi foto
Licenciada en Periodismo por la Universidad de Oriente en Santiago de Cuba, en el año 1994, y Máster en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de La Habana, en el año 2009. Esta es una página personal, dedicada a mi querida ciudad de Las Tunas, en Cuba, y con las puertas abiertas a otros sitios de la provincia, que lleva igual nombre. Espero que sigamos compartiendo imágenes, historias, anécdotas y proyectos de la tierra que nos vio nacer o que nos acogió como hijos propios. Ah, ahí les dejo varias fotografías de los 8 municipios tuneros.

lunes, 20 de marzo de 2017

La sequía sigue, y seguirá




En las últimas jornadas cayeron algunos aguaceros y se humedecieron los suelos de Las Tunas.  Pero, es solo eso, una humedad transitoria ante tanta sequía que acumula el territorio desde hace varios años y que se refleja en todas las actividades económicas y sociales.
Afortunadamente, ya inicia la primavera.  Pero, tampoco nos trae muchas esperanzas porque el seguimiento meteorológico que se hace al tema indica que la sequía persiste y se recrudece en todo el país, más acá, donde es marcado el déficit de precipitaciones.
Esta región tiene sobre sí un inconveniente mayor al del resto de las provincias y es que la falta de lluvias se intensifica por la posición del anticiclón del Atlántico y la permanencia de los vientos alisios, que evitan la formación de nubes.
A inicios del actual mes de marzo, los embalses apenas acumulaban el 36 por ciento de su capacidad total de llenado; pero, el problema es mayor, pues también están afectadas las fuentes subterráneas. Los pozos sufren igualmente y en más de 400 comunidades no hay otra opción que el agua que llega en pipas cada cierta cantidad de días.
Las consecuencias de la sequía son estremecedoras tanto en los cultivos varios como en la ganadería, en los procesos industriales y en el ornato de la ciudad, en las familias que residen en zonas altas y las escuelas… Nada escapa a la falta de precipitaciones que nos lastima y vuelve a lastimar sin dar tiempo a que se curen las viejas heridas.
Para que nos dure más se debe ahorrar más.  Duelen los muchos salideros que todavía se ven en las calles de Las Tunas y los demás municipios. También, las mangueras que empapan jardines y aceras y los recipientes que se desbordan, especialmente en las madrugadas.
La situación es difícil. Ojalá que la primavera nos traiga más de una alegría y muchos aguaceros.

martes, 14 de marzo de 2017

Mi orgullo de periodista



Periodista hasta el final. Con orgullo, desde hace 22 años y siempre en la emisora Radio Victoria. 
Felicidades a todos, en el Día de la Prensa Cubana. 
Así estuve este 14 de marzo, en el acto provincial de Las Tunas. Gracias a Yaidel Miguel Rodríguez Castro, colega y amigo.

martes, 7 de marzo de 2017

Ante la Ley de Ajuste Cubano, nos asiste la razón



Pocas veces en la historia de la humanidad, una disposición legal ha provocado tantas muertes como la Ley de Ajuste Cubano, ese engendro que nació en las entrañas de Washington, desde el lejano año de 1966, y que entregaba a los nacidos en la Mayor de las Antillas un estatus especial tras un año y un día de llegar al país, incluso si eran interceptados en el mar.
En 1995, el por esa fecha presidente Bill Clinton actualizó la norma con una orden ejecutiva conocida como «pies secos, pies mojados», que establecía que los detenidos en alta mar serían regresados a Cuba.
Hace pocas semanas, a escasas jornadas de concluir su mandato presidencial, Barack Obama decidió eliminar esa política, así como el programa de admisión provisional (parole) para profesionales cubanos de la salud, que les otorgaba estatus de residencia legal aunque llegaran sin visa.
Pero, se mantiene vigente la Ley de Ajuste Cubano, con su larga historia de muertes, fracasos, desapariciones y tristezas.
Desde el mismo Triunfo de la Revolución, en enero de 1959, el gobierno de Washington, alentado por los ultrarreaccionarios de Miami, estimuló la emigración ilegal, y la historia recuerda las crisis de Boca de Camarioca, El Mariel, y la de los balseros, en 1994.
Anécdotas hay muchas, de hambre que lastimaba hasta el corazón, de sed y sol que rajaba la piel, de fuertes olas, tiburones, del desprecio de grandes buques que no prestaban atención a aquellos artefactos flotantes… También de la selva húmeda, del desierto interminable y de las bandas de traficantes de seres humanos que lo mismo violaban a las mujeres que asesinaban a quien opusiera resistencia.
La ley, obsoleta y abusiva, es parte de la guerra económica de Estados Unidos y ha provocado una fuga de cerebros entre el personal de la salud, especialmente; pero, su alcance implica a todos los sectores de la sociedad.
Ha pasado el tiempo y Cuba insiste en el cese definitivo de la asesina disposición que ha llenado de luto a numerosos hogares.  Algún día será posible porque nos asiste la razón.

martes, 28 de febrero de 2017

Fidel siempre trató a los demás como seres humanos



El líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, nació en el seno de una familia acomodada, con tierras en propiedad, animales, automóvil, una vivienda confortable y lo necesario para vivir holgadamente.
Pero, dichas condiciones materiales no carcomieron la solidaridad de ese ser especial que compartió sus juguetes y sus alimentos con los hijos de los emigrados haitianos que trabajaban para su padre, en el Birán de esos lejanos años.
Era serio, según cuentan. Pero, desde pequeño analizaba las diferencias entre ricos y pobres y las injusticias, por lo que soñaba con la igualdad entre todos.
Tal vez por esa época ya concebía una de las frases del magistral concepto de Revolución que expresó el 1ro de mayo del año 2000.  Ese día dijo que Revolución es ser tratado y tratar a los demás como seres humanos.
Y eso fue lo que hizo durante toda su vida.  Pudo ser diferente; pero, actuó como un hombre de pueblo, que se codeó con la gente de tú a tú, que luchó por dignificar a los más humildes y que logró sus propósitos a partir de la implementación de muchas medidas desde el enero victorioso de 1959.
Así ocurrió el 24 de diciembre de ese año.  Para sorpresa de los cubanos y de muchas personas, más allá de nuestras fronteras, Fidel decidió compartir la cena de Nochebuena junto a varias familias que vivían en la localidad de Soplillar, en la Ciénaga de Zapata.
Llegó a uno de los lugares más intrincados de la geografía de Cuba, con la sencillez que siempre lo caracterizó y compartió risas y alimentos con los carboneros, hombres curtidos por el humo y los mosquitos, a quienes valoró como especiales seres humanos.
Pero, esa no fue la única vez pues a lo largo de cinco décadas estuvo al lado del pueblo, de la gente noble por la que luchó en el Moncada y en la Sierra Maestra; compartió con los estudiantes en sus escuelas, con los médicos en los hospitales, con los obreros en las fábricas y con los niños, las mujeres, los trabajadores y los religiosos.
En el oriente del país casi pierde la vida, salvando la de otros, durante las inclemencias del terrible ciclón Flora. Y a bordo de un tanque se le vio en las arenas de Playa Girón, donde Estados Unidos se llevó una tremenda derrota. 
En la provincia de Las Tunas, cada vez que la visitó, trató a todos como seres humanos. Lo hizo en varios asentamientos rurales mientras cortaba caña, en las industrias azucareras, en el Cerro de Caisimú, en la escuela formadora de maestros…
Esa fue su vida, una defensa perenne por los derechos de los demás y la igualdad entre todos.  Así lo vimos siempre y así queda para la eternidad.